FRANCFORT-DEL-MENO


Fráncfort, situada en el centro de Alemania así como en el de Europa, es una plaza financiera y comercial de nivel internacional, principalmente gracias a la feria y la bolsa que han participado a la fama de esta ciudad. Gracias a todo ello, es el lugar ideal para acoger expertos del mundo entero para catar los mejores vinos del mundo.

Hoy en día, Fráncfort también es una de las citas privilegiadas para los negocios, salones y exposiciones. Uno de los aeropuertos más grandes de Europa donde llegan compañías del mundo entero se encuentra a unos minutos de la estación central de Fráncfort, una de las más grandes de Alemania, por lo que los viajeros internacionales pueden venir por negocios o para salones con mucha facilidad. Cualquier tema, congreso, reunión así como todo los eventos tienen un lugar privilegiado en Fráncfort.

Con más de 1.200 años de historia, una gran cantidad de sitios históricos son el testimonio del role de primer índole que ha jugado Fráncfort a lo largo de los siglos.

La ciudad, un entresijo de tendencias, es sinónimo de innovación y de desarrollo. La arquitectura urbana (como la imponente Skyline) se encuentra entre las más modernas de Europa. Los cafés modernos y a la última moda, las marcas jóvenes características de creatividad de todo un sector económico, son el perfecto reflejo del estilo actual típico de Francfort.

Pero Fráncfort también puede ser amena y agradable: basta con ir a Alt-sachsenhausen, a uno de los bistrós tradicionales que sirven la Apfelwein (una especie de cidra sin gas), con pasar por uno de los 48 parques o de ir directamente a las orillas del Main, la arteria vital en pleno centro de la ciudad.

La ciudad se encuentra en medio de grandes regiones vitícolas en las que abundan grandes vinos: el Rheingau, la Hessische Bergstrasse y el Rheinhessen.

Fráncfort también es una ciudad a la que le gustan las fiestas. Fiesta de la ribera de los museos en agosto o el mercado de navidad a fines de año y cantidad de fiestas populares y grandes eventos para que disfruten los habitantes de Fráncfort y los visitantes de paso que vienen durante todo el año.